Nacemos y morimos a cada momento


NACEMOS Y MORIMOS A CADA MOMENTO
Para que haya creación debe estar participando una conciencia. Si no hay conciencia no hay creación. Cómo sino podemos acreditar que algo existe o pueda existir. Sin conciencia no podría haber mundo y experiencias.

Creemos que cuando nacemos venimos al mundo, y que cuando morimos nos vamos de él. Qué ilusión más grande y que inocencia tan ciega. Es el mundo el que nace con nuestro nacimiento y muere con nuestra muerte. No importa dónde estemos o dónde podamos estar, pues la conciencia es lo que perdura y como toda fuente inagotable de recursos opera constantemente sin interrupción. Qué otra naturaleza podría experimentar lo que cada ser experimenta en su ahora: ¡ninguna!

Somos genuinos a cada instante, con pensamientos, emociones, entornos, acontecimientos, vivencias… únicos. A cada momento renace la Conciencia en movimiento, expresando su creatividad infinita. Mostrando un mundo acorde a la vida interna. Un reflejo presente de experiencias constantes y cambiantes.

¿Qué somos? Qué importa responder a esta pregunta. Pero quizás lo relevante sea sentirla. ¿Qué sentimos que somos? Si aparece una idea, es fruto de nuestra mente que se basa en el cúmulo de creencias de su historia. Si el silencio nos envuelve y un sentimiento de amor puro fluye, ahí tendremos la respuesta.

Entradas populares de este blog

¡YA NO QUEDA TIEMPO! AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA

Y SI POR UN MOMENTO LO DEJARAS TODO

LA SANACIÓN AUTOMÁTICA DEL ALMA

SEVILLA: TALLER DE CO-CREADORES DE MILAGROS I y II