Unificando mente, cuerpo y espíritu

Todo sufrimiento es causado por la resistencia a sentir el amor incondicional de nuestra parte espiritual, conciencial o esencial.

Cuando una persona vuelve al origen de partida de toda distorsión, bloqueo o enfermedad resurge un haz de luz en la vida que permite avanzar un poquito más pero con paz interior. La paz es el resultado de vivir unificando la mente, el cuerpo y el espíritu. Si estas tres partes están desarmonizadas aparece el sufrimiento e incluso el dolor.

Podemos profundizar e ir quitando capas y capas de bloqueos energéticos en muchos niveles, y ya sea partiendo desde la evidencia física como es la enfermedad o cuerpos más sutiles, debemos ir al punto de partida que condujo esta distorsión. Este origen es nuestra esencia y la relación que tenemos con ella. Para que nuestra naturaleza pueda expresarse a través de nuestro cuerpo, debe haber una unificación por parte de nuestra mente.

Vivir sufrimiento o en paz es cuestión de atención y entrega. El movimiento de la vida es constante, y de nosotros dependerá la convivencia con nosotros mismos y que será reflejado en nuestro mundo material.

El despertar de nuestra conciencia es urgente si queremos vivir en plenitud y alegría. Como siempre, todo dependerá de lo que elijamos ahora.


Entradas populares de este blog

¡YA NO QUEDA TIEMPO! AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD

LA SANACIÓN AUTOMÁTICA DEL ALMA

ACUNANDO A LA HUMANIDAD DEL SER DESPIERTO

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD