Renaciendo: desde la experiencia del ego hacia la experiencia del Ser



Es una necesidad compartir con vosotros una de las experiencias que estoy teniendo estos días. No sé cómo empezar, pero voy a dejar que sea mi corazón el que hable.

Estos últimos años, como habréis sentido, no ha sido nada fácil. Cambios constantes, movimientos incesantes que nos empujaban a realizar sanaciones, terapias, meditaciones… todo un marco de herramientas que nos ayudara a despertar el Ser que somos.

Realmente ha sido muy intenso y de alguna forma lo sigue siendo. La cuestión es que ahora todo se está haciendo mucho más consciente, porque vamos aprendiendo a sentir la vida un poco más, a despertar la conciencia que hay en nuestros cuerpos y a visionar un estado de alegría que seguramente se aleje del panorama global por el que pasa este planeta.

¿Quiénes somos? ¿Qué hacemos aquí? ¿Por qué hemos nacido? ¿Hacia dónde vamos?...son algunas de las preguntas que he me ido haciendo durante este tiempo. Es complejo vivir enraizado a este mundo que se tambalea una y otra vez como parte de la dualidad que impera.

Durante la noche y en meditación tuve contacto con una parte mía más evolucionada. Podríamos decir que soy yo en un plano superior de conciencia, la cuarta densidad o quinta dimensión. Algo muy complejo de entender y que suele sonar a ciencia ficción o “historias raras” de la nueva era.

Para los que ya me conocéis, me gusta viajar al origen, quitar creencias, dogmas, gurús… cada persona debe beber de la misma fuente, y ésta se encuentra en el corazón energético como sede del alma, el espíritu o el propio Ser.

Mi Yo de cuarta me decía: «no reprimas lo que sientes», «da voz a lo que hay en tu corazón»
Y es que estos últimos meses ha sido todo un reto avanzar obviando lo que siento.

El Universo se rige por Leyes, y dentro de éstas, podemos acceder a futuros potenciales o líneas temporales. Hace casi un año estuvimos a punto de dar un salto cuántico en una de las líneas más propicias hacia el paso a la cuarta densidad. Pero por motivos globales no se llegó a la masa crítica que desataría ese gran salto. Un paradigma que nos permitiría experimentar un mundo nuevo.

No  es fácil hablar de esto sin que la cordura mental grite en la cabeza. Pero como me dije a mí mismo en meditación: «no reprimas lo que sientes», «da voz a lo que hay en tu corazón»

Hace unas semanas volví a acceder a ese nuevo mundo. Después de un año, pude experimentarlo, y sigue ahí. Ahora, se nos da la oportunidad, por movimientos energéticos en este planeta, de continuar lo que se dejó el año pasado. Es posible conseguirlo, y es necesario que se empiece con nosotros mismos.

No hablo de cambiar nuestras vidas, sino de aceptarlas y crear algo nuevo. Y es nuevo porque obedece a una frecuencia distinta a la actual. Pero esto es energía y la energía es experiencial y ahora. Sólo se necesita de un mínimo de personas que resuenen al mismo son para que haya una reacción en cadena: el salto evolutivo que nos espera.

Pasamos de vibrar en sintonía con la materia, el 3º chakra, el juego dual y del ego, para dar paso a la vibración del corazón, 4º chakra, el juego del Ser.

Es un acto co-creacional, y éste nace de la frecuencia vibratoria a la que nos conectemos.

Ahora todo está mucho más claro, porque he vuelto a sentir que lo que resonaba en mi pecho continúa. Siempre es posible, y que todo dependerá de nuestra voluntad. Del enfoque que le demos a esta vida y que será la semilla para la cosecha del mañana.

Vuestros guías o Yo Superior os animan a que despertéis a vuestro Ser, porque no habéis nacido para ver cómo la vida pasa sin más. Sois verdaderos activos de este plan ancestral que ahora culmina.

Es una elección hacia la voz del corazón. Porque no es posible cambiar la mole del mundo que actualmente nos impera, pero sí podemos forjar algo nuevo desde las profundidades de nuestra naturaleza.

Entradas populares de este blog

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD

¿Cómo sentir el Amor del Universo ahora?

LA VIDA ESTÁ LLENA DE RETOS

AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA