CONSCIENCIA Y PRESENTE NOS DESVELA LA PRESENCIA

No podemos explicar qué es lo que ocurre cuando uno manifiesta la PRESENCIA, es imposible, porque no es una cosa en sí, ni siquiera podemos llamarlo como un estado, es “algo” para ser experimentado. Pero la parte humana necesita saber, conocer, guiarse por algo más tangible para que ese reconocimiento o ese “propósito” final sea más palpable. Así que para orientarnos un poco, debes unir el PRESENTE con la CONSCIENCIA (capacidad natural de observar).

PRESENCIA = PRESENTE Y CONSCIENCIA

Cuando tu atención, tu observación está en el presente, sucede el milagro. Aparece a la luz algo que siempre está pero que no éramos conscientes de ello; comienza la danza de la PRESENCIA.

Podemos probarlo ahora, porque ahora es donde reside el presente. Podemos observar los sonidos del entorno, la respiración, sentir el peso del cuerpo… sea lo que sea, podemos utilizarlo para adentrarnos en ese misterio de la PRESENCIA.

Es una experiencia que se reconoce por sí misma, y no es un fin a alcanzar, pues cuando tu presencia, cuando la PRESENCIA que lo abarca todo, luce sin más, la mente inferior, la del ego, pasa a un segundo plano. Es cuando florecen pensamientos creativos, cuando nos sentimos inspirados y sabemos sin más. Es en ese momento cuando somos libres y avanzamos hacia nuevas experiencias que estarán en sintonía con esa apertura a la vida: PRESENCIA.

Permanecer allí, es imposible, porque vivimos en un mundo donde el sufrimiento, la inconsciencia, el ego… es un hecho, y como tal, todo lo que comienza, desde nuestra humanidad, también terminará. Así que podemos acceder a esa PRESENCIA y poco después volver a los conflictos diarios, ocasionados por esa mente inferior.

Nuestro cometido está en VOLVER, una y otra vez, VOLVER. Porque no hay nada definitivo, todo es movimiento, y a la vez todo está en sintonía para descubrir este misterio.

Volvemos a través de nuestra VOLUNTAD. Es el bien más preciado que tiene todo ser humano: EL LIBRE ALBEDRÍO. Podemos estar sumidos en el dolor más intenso y PARAR un instante y comenzar  a conectar con el presente, observándolo, mimándolo, estando ahí. Es cuando inspiramos con mucha consciencia, y al espirar… nos liberamos. Vuelve a aparecer a la luz la PRESENCIA. Volvemos a casa después de esas escapadas diarias. Y todo continúa…

Entradas populares de este blog

AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD

SIÉNTEME EN TU CORAZÓN

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD

¿Cómo sentir el Amor del Universo ahora?

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA