NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA

Como seres humanos estamos viviendo una etapa de increíble transformación. Poco a poco vamos despojándonos del viejo paradigma dual y hostil, para dar paso a un mundo nuevo. Un mundo que va apareciendo desde el interior de la madre Tierra y que conllevará grandes cambios externos. El tiempo lo pone el hombre, porque es la experiencia humana la que determinará el futuro que vivamos.

Cuando comencé a tomar consciencia de mi propio despertar espiritual, me llamó mucho la atención el hecho de poder co-crear mi futuro. Al principio caí en la trampa de la famosa Ley de la Atracción, tal y como, comercialmente, se presentaba. Más tarde descubrí que no es exactamente cómo funcionan las leyes del Universo, pues todo depende más de la conciencia y el espíritu, que el querer atraer a nuestras vidas lo que deseamos desde nuestra postura más pequeña y humana.

Creamos junto a la Fuente en virtud del Ser cuando somos conscientes del juego que se conforma en el presente, y es que es en el eterno ahora cuando experimentamos los frutos del ayer y, al mismo tiempo, diseñamos el mañana. Esto está en sintonía con la frecuencia vibratoria que emitamos. Si nos sintonizamos con nuestro Ser, la esencia de lo que somos como espíritus encarnados en un cuerpo físico, todo se nos revelará mucho más deprisa.

Son muchas las enseñanzas espirituales en las que mostraban que llegará el día en el que se viva el cielo en la Tierra. Y esto no tiene nada que ver con un paraíso que encontremos el día que muramos, sino una experiencia física y real para ser vivida aquí, en este planeta. Este cielo en la Tierra es lo que algunos llaman la quinta dimensión o la cuarta densidad. En sí es un estado nuevo en la conciencia de la Tierra y la humanidad. Es pasar de oruga a mariposa: dar un salto evolutivo.

Como hemos visto en otras ocasiones todo nace desde dentro, con nuestra intención puesta en el obrador de milagros, y éste es el Ser, el corazón de nuestro espíritu que permite animar la vida a través de las experiencias del día a día.

Si nos vemos atrapados por la mente, estaremos dando fuerza al paradigma dual y continuaremos perdidos en el tiempo, mientras que si elegimos alinearnos con el Ser, caminaremos recto hacia su expresión en este espacio físico. Es decir, dejar que la naturaleza de nuestra conciencia sea quien se exprese en este mundo y lo transforme. Para ello, debemos abrir el corazón completamente. Curar las heridas del pasado, fruto de la inconsciencia humana, y expandir el campo energético del Ser, pues será la frecuencia vibratoria necesaria para transformarnos por completo en mariposa.

En apariencias parece que nada cambia, pero en el fondo todo se transforma. Este fue el mensaje que esta mañana mi padre mi dio. Y es que por mucho que nos empeñemos en hacer de lo natural algo artificial, al final la verdad saldrá a la luz.

Estamos justo en el momento preciso para finalizar algo que comenzó hace ya mucho, todo dependerá de la frecuencia vibratoria a la que cada ser humano pueda y quiera llegar. Cada ser vive su propia experiencia y todos coexistiendo bajo una misma conciencia. Quizás la pregunta no esté en hacia dónde queremos ir, sino en dejar que nuestro Ser haga su voluntad.
https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=WMX6DKJBLEGKC

Entradas populares de este blog

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD

¿Cómo sentir el Amor del Universo ahora?

LA VIDA ESTÁ LLENA DE RETOS

AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD