NUEVO TALLER: MEDITACIÓN EXTÁTICA


A lo largo de estos últimos años he ido conociendo y desarrollando una serie de prácticas para impulsar el reconocimiento de que somos algo más que humanos en este mundo y, sobre todo, para poder sentir la energía de Amor puro de la que hablan tantos místicos en experiencias transcendentales.

Hace unos seis años tuve una experiencia que cambiaría el rumbo de mi vida. Por aquel entonces mi padre hacía año y medio que había fallecido. Y es que a pesar de mi lucha incesante por encontrar una solución holística que le permitiera curarse, terminó con aquel final tan agrio y que me marcaría de por vida. Quedé con el sentimiento de haber podido hacer algo más para ayudarle.

Me sumergí, como siempre, en una investigación profunda para dar sentido al porqué de la vida, pues no me convencía que viniéramos a este mundo para crecer atados al trabajo con la esperanza de llegar a viejos y vivir libres con la jubilación. Mi padre no llegó a jubilarse.

Durante un taller de meditación, tuve una experiencia reveladora donde accedí a un plano superior de conciencia, y sin un propósito concreto, me reencontré con mi padre, el cual me transmitía con su presencia luminosa que estaba descansando en paz. Entre lágrimas de alegría y de gran sorpresa para un acérrimo ateo (tal y como me consideraba en aquel entonces) fue como dar un salto de 360º a mi vida. Había llegado el fin de ese sentimiento desolador que me afligía para dar paso a una nueva búsqueda espiritual: «qué era aquello que me había ocurrido. Cómo era posible que mi padre continuara y desde una posición tan hermosa y radiante».

Desde entonces no he parado en esa búsqueda, y es que una vez que despiertas de la ceguera de este mundo, te das cuenta de que hay todo un Universo descomunal por re-descubrir más allá de las apariencias. Reduciéndose, hasta donde yo he podido llegar, a tres conceptos que podemos definir como simpleza, consciencia y amor infinito.

Por mucho que nos empeñemos en querer saber el misterio de la vida, apenas logramos ver más allá de nuestros limitados sentidos. La cuestión está en que estamos viviendo una etapa como humanidad en un planeta llamado Tierra. Esta experiencia nos permite crear mundos a través de la conciencia. ¿Pero, qué mundo queremos crear?

Desde mi reencuentro con mi padre, pude ir más allá de las limitaciones de mi cuerpo, y es que a través de la meditación tuve el privilegio de acceder a experiencias reveladoras que me confirmaban que se estaba forjando en este planeta un nuevo mundo al son de la frecuencia vibratoria de Amor puro del Ser. Por mucho que nos empeñemos en mirar hacia otro lado, es un hecho que somos los co-creadores de este mundo. Y aunque el paradigma al que estamos acostumbrados esté envuelto de caos, escasez e injusticias constantes, hay toda una creación superior asomándose.

Las veces que he tenido oportunidad de acceder a este nuevo mundo, ha estado lleno de alegría, de intenso amor, y de muchas lágrimas al sentir que es posible co-crear un mundo que manifieste la unidad a la cual todos formamos: una tierra de gran belleza, donde todos los que habitamos viven en constante presencia con la fuente original.

Poco a poco se hace todo más evidente, como si se recordara el motivo de nuestra estancia en este mundo y lo que dejamos antes de venir a él. Una y otra vez en ese círculo de simpleza, consciencia y amor, se va desplegando la vida para volver a ser quienes realmente somos desde el sentir. Y es que no hay nada mejor que tener una experiencia de Amor puro para darte cuenta de que somos algo mucho más vastos que esta limitación humana.

Es en este punto donde me encuentro, pues mi propósito está en compartir mi experiencia en ese sentir de Amor puro. Transmitir a otros que hay otra opción más allá de teorías filosóficas o de nueva era. Lo que somos en esencia ya no es una cuestión de búsqueda o de hacer prácticas imposibles. Debe ser un hecho ahora, en este momento, y qué mejor que sentir lo que nos da la vida: Amor puro y Universal.

Ese es el aroma de la creación: Amor. Porque es incondicional y lo permite todo. Si pusiera limitación, dejaría de ser eterno, ilimitado y en constante movimiento.

Aquí es donde aparece la Meditación Extática como un medio desarrollado a través de mis experiencias. Una práctica simple, pues debe ser accesible para todos. Consciente pues se requiere esa mínima voluntad para atravesar los velos del olvido y sumergirse en el estado del Ser, a través de la activación de un circuito energético que nos conecta con el corazón de nuestra verdadera naturaleza espiritual.

La Meditación Extática te une a la energía crística a la que santos, místicos o iluminados se han conectado a lo largo del tiempo. Es una energía de amor profundo que te envuelve una y otra vez, permitiéndote expandir más y más. Un estado de gozo que dura lo que dura la meditación en sí, pero lo suficiente como para recordarnos que somos multidimensionales y que hay un estado de pureza en el corazón esperándonos para su despertar.

La Meditación Extática cobra así su propósito:
 OBJETIVOS
  • Sentir la energía de Amor Universal en tu corazón.
  • Como acto co-creativo para manifestar el futuro de este mundo (desde lo personal).
  • Una herramienta para revelar los miedos y para posteriormente tomar consciencia de ello.
  • Elevar tu frecuencia vibratoria y la del planeta.
  • Expandir la conciencia.
  • Acceder a otros planos superiores de existencia: Guías espirituales, Registros Akashicos, Yo Superior…
  • Conocer la sabiduría de tu Ser: misión en la vida.
  • Despertar el ADN “dormido”.
  • Activar la creatividad y su puesta en práctica a través de los talentos y habilidades…

Ahora, la vida vuelve a sorprenderme con el nacimiento de mis hijos. Mi padre vuelve a estar físicamente a mi lado, esta vez cambiando su rol de padre a hijo, para continuar aprendiendo juntos a amar. «Gracias por llenar de alegría e ilusión a papá».

Gracias a mis hijas por emocionarme cada día con su majestuosa presencia. Gracias a mi amor por aguantar este arduo chaparrón juntos; gracias por su infinita paciencia. Gracias a mi madre y hermanas por su apoyo y ayuda constante, sin vosotras no podía hacer lo imposible posible. Y gracias a todos los que me estáis acompañando en este plano y desde las esferas más altas.
Muchas gracias.
MANUEL GONZÁLEZ.

 CONTENIDO PRINCIPAL
  • Activación del circuito energético del Yo profundo: la Meditación Extática.
  • Despertar el ADN “dormido”: reconfiguración celular.
  • Reencuentro con tu Guía espiritual: la sabiduría del maestro.
  • Viaje hacia el nuevo Mundo: acto y experiencia co-creacional.

 INFORMACIÓN
-Duración: 4 horas.
-Horario: 10:00 – 14:00h.
-Aportación: 60€ (Aforo limitado).


Para más información y reservas: manugcarrasco@gmail.com

https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=WMX6DKJBLEGKC

Entradas populares de este blog

AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD

SIÉNTEME EN TU CORAZÓN

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD

¿Cómo sentir el Amor del Universo ahora?

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA