ACUNANDO A LA HUMANIDAD DEL SER DESPIERTO


Hace unas semanas que no puedo evitar sentirme conectado a lo que en otras ocasiones he llamado el nuevo Mundo. Es algo muy extraño y difícil de explicar con palabras, pues es una experiencia muy especial y vivencial.

El mundo tal y como lo vemos, o al menos el mundo personal, es sólo el eco del ayer. Pero, más allá de la propia realidad experiencial, hay algo mucho más profundo y en apariencias invisibles, que está poniendo los cimientos del mañana. Es ahí hacia donde me refiero, pues a pesar de las circunstancias externas hay una predisposición interna muy fuerte para conectar con lo que muy “pronto” será la realidad que vivamos.

Respiro hacia dentro, sintonizo con mi corazón y reconozco este sentimiento. Puedo casi palpar esa nueva realidad. Es un paisaje muy limpio, renovado, todo se mueve en un estadio sin tiempo. Como si la presencia del creador fuera reconocida a cada instante, como si la propia experiencia, y tangible, fuera siempre la contemplación del nacimiento de un niño.

Todo se para, todo brilla en armonía. Se observa a la nueva humanidad como fruto de su expansión de conciencia. ¡Es todo tan hermoso! Es plena libertad para Ser. No hay distorsión alguna, pues lo que conocemos como ego es finalmente la experiencia de individualidad llevada al Ser: Yo Soy.

Sinceramente, creo que estamos muy cerca de ello. Pero, también sé que es muy importante que el ser humano de hoy elija sabiamente hacia dónde quiere ir. El viejo paradigma sigue siendo muy absorbente, y de algún modo está bien para quién continúe aferrado al miedo. Pero, para los que llevamos mucho tiempo trabajando internamente y desde lo externo, encarnación tras encarnación, estamos en la cúspide de la transformación. Es el nacimiento de la nueva humanidad, el Ser-humano como culminación del espíritu hecho materia, la oruga renacida en mariposa.

El caos continúa, pero lo perdono con ojos compasivos y despierto mis respetos por lo que es. Mi actitud es la de continuar sintiendo lo que siento ahora. Sé que estamos a punto de recibir con los brazos abiertos algo muy grande. Algo que representará este sentir: Amor puro en acción.

Observo mi entorno, y sigo aquí, pero no puedo dejar de sentir lo que siento. Casi puedo tocarlo y respirarlo.

Sólo me queda dar las gracias y entrar en silencio.

https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=WMX6DKJBLEGKC

Entradas populares de este blog

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD

¿Cómo sentir el Amor del Universo ahora?

LA VIDA ESTÁ LLENA DE RETOS

AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA