AHORA, JUNTOS Y HACIA UNA NUEVA REALIDAD


Estamos atravesando un tiempo donde es urgente simplificarnos si queremos transformar el paradigma actual por uno nuevo y al servicio del Ser.

Hace tiempo que voy contando mis impresiones, reflexiones y vivencias en el despertar de la conciencia humana para el salto evolutivo en el que estamos envueltos. Como en otras ocasiones, siento que el cambio de paradigma no será a través de una mejora en el mundo actual. Sinceramente, no creo que humanamente podamos desmontar el sistema imperante que gobierna. Está muy estructurado desde hace muchísimo tiempo y juega con mucha ventaja. Lo que viene no será una creación del hombre, sino del Ser.

Desde la inocencia del hombre, nos mostramos sin recuerdos, débiles y muy desorientados. Es como dejar a un grupo de pequeños en una guardería sin la supervisión de sus cuidadores. Lo grandioso de esta época es que por fin estamos despertando la conciencia del Ser, es decir, darnos cuenta de que somos, en esencia, espíritus transicionando en un cuerpo físico como experiencia.

En el planeta ocurre exactamente lo mismo, la esencia de la Tierra es pura conciencia experimentándose a sí misma. El mundo que hemos hecho de ella es obra de la humanidad inconsciente.

Cada día estamos despertando con más fuerza, pero nos queda llegar a la tan esperada masa crítica como humanidad, al igual que en estos últimos años lo hizo la madre Tierra. Cuando lo logremos será como la metáfora de la oruga que saldrá de su crisálida con una experiencia física totalmente distinta: la mariposa.

Hay muchas formas de continuar el trayecto personal en esta época, pero si queremos vivir una experiencia radicalmente nueva tenemos que elegirlo justo ahora. ¿Por qué? Pues porque ya no es un proceso evolutivo personal, sino a nivel planetario y galáctico. Porque toda creación se mueve a través de ciclos orquestados con sabiduría y armonía.

El tiempo se acaba, y no podemos desaprovechar la ventana que lleva abriéndose desde hace unos años y que ahora está plenamente abierta para ser atravesada. Y es que nos estamos muriendo como especie. Estamos tan enganchados al viejo paradigma del miedo, que el sufrimiento es lo que impera: necesidad, dolor, desesperación, supervivencia, enfermedad,…

Hay que simplificarlo todo desde la comprensión en este proceso evolutivo y natural para intensificar nuestra voluntad en el nuevo mundo que estamos creando desde la conciencia y en conexión con lo etérico.

A lo largo de la historia de la humanidad, muchos son los que han ido dejando este plano físico, tal y como lo conocemos, para acceder a una nueva vida, una Tierra libre, un mundo nuevo. No estoy hablando de los planos más sutiles a los que podemos acceder en meditación, o cuando dejamos el cuerpo después de morir. Es un mundo físico y tangible pero que vibra a una frecuencia superior, ya que el estadio de conciencia también lo es, pues conciencia y energía van de la mano como el medio esencial para manifestar la realidad.

El otro día explicaba la facilidad que hay actualmente para conectarse con esta otra realidad, el nuevo mundo. Desde una visión de águila, donde el tiempo deja de tener sentido y se comprende que todo ocurre en el eterno presente, podemos experimentar que el nuevo mundo se está creando ahora mismo, en este plano gracias al despertar de la conciencia, y a la elevación de la frecuencia vibratoria de la humanidad, pues el planeta como ser vivo y energético ya lo hace. Del mismo modo, este nuevo mundo ya está creado, pues recordemos que somos seres multidimensionales. Por un lado se co-crea, por otro lado vamos hacia ese nuevo mundo por Ley de atracción. Simplemente es atención y resonancia.

La cuestión es que justo en este momento tenemos la gran oportunidad de vivenciar una realidad totalmente distinta a la que conocemos  ahora como mundo físico. Llevo mucho tiempo contándolo en este blog, a través de mis experiencias en meditación, pero ahora estamos muy cerca,  y al mismo tiempo es urgente que la humanidad como conciencia global despierte, eleve su frecuencia vibratoria y se conecte a este nuevo mundo.

Ya no queda tiempo para las dudas si queremos una experiencia real y tangible en esta época. Esta es la época de la apertura del corazón, pues el nuevo mundo vibra a la frecuencia de este centro. El cómo lograremos acceder o vivienciar esta nueva realidad es mediante la fusión conciencial y energética que ocurrirá cuando lleguemos a la masa crítica.

Hace un rato en meditación he podido comprender y sentir lo que ocurrirá, pues no se trata de ir a otro lado o dejar este plano. Como he comentado, lo más parecido es la transformación que vive la oruga cuando experimenta la metamorfosis y aparece la mariposa, o cuando se emulsiona dos compuestos con dos estructuras diferentes.

Ahora mismo podemos hacer la conexión con esta otra realidad a través del corazón, puesto que energéticamente esa es la llave de entrada: la frecuencia del Amor, o si queremos verlo como conciencia, el estadio del Ser, es decir, la Conciencia pura.

Por ello, es muy importante que nos conectemos con el corazón el máximo tiempo que podamos, ya que es necesario para llegar a la masa crítica. Una vez que lleguemos, y estamos a punto de lograrlo, estaremos predispuestos para fusionarnos con el nuevo mundo, al igual que lo hacemos por la noche cuando dormimos. Hay un punto en el que tu conciencia de vigilia desaparece para entrar en el ensueño. Apenas se percibe, pero la realidad es totalmente distinta y, por supuesto, de forma plenamente consciente.

Llevo mucho tiempo intentado comprenderlo, y ahora tiene mucho sentido, porque de algún modo ya lo estamos viviendo en este plano que resuena con el 3º centro o 3ª densidad. Cada persona experimenta una realidad distinta en un mismo planeta. Pero, ahora y por fortuna, después de tantas encarnaciones para preparar este grandioso viaje, ya estamos a las puertas. La cuestión es que nos negamos a verla porque aún nuestra conciencia y energía permanece apegada al viejo paradigma.

Cada uno es libre de seguir como quiera. Pero mi llamada, en este artículo, es que si algo en ti resuena, apuesta por ello. No tengas miedo a lo que otros puedan pensar de ti, pues no se puede entender con la mente predadora y estructurada por el sistema de creencias de este mundo.

Mi invitación es que finalices tus lecciones a través de un ejercicio de auto-compasión. Abraza cada momento de tu vida como la obra ciega e inocente de tu pasado. Lo que justo ahora vives es el eco de la conciencia del ayer. Por Ley creacional es perfecta, pues es la reacción a tu conciencia, a tus acciones, a tu trayecto.

Ahora puedes elegir salir de encarnaciones de sufrimiento, de caos, de miedo… para vivir una experiencia a través de tu Ser despierto.

Siéntelo en tu corazón, no hay otra forma para hacerlo. Cada vez que te conectas con la belleza de este planeta pones un pie dentro del nuevo mundo. Cada vez que te perdonas por lo que sientes, y te abrazas tanto como para bañarte entre lágrimas, estás dentro del nuevo mundo. No permitas a tu mente decirte que estás loco, que es imposible, que no se puede, que ojalá fuera así… Este es el momento, la oportunidad está aquí.

Presiento que el tiempo que permanecerá abierto, sinceramente, será sólo cuestión de unos meses. Después, la evolución continuará pero la vivencia no será en esta encarnación.

Ábrete, vibra, siéntelo con todas tus fuerzas, porque lo que nos espera es el fruto de lo que estás siendo ahora. Recuérdalo: lo exterior es el fruto del ayer. En el interior está la semilla que germinará mañana.

https://www.paypal.com/cgi-bin/webscr?cmd=_s-xclick&hosted_button_id=WMX6DKJBLEGKC

Entradas populares de este blog

LA VIDA ESTÁ LLENA DE RETOS

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA

SIÉNTEME EN TU CORAZÓN

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD