NO ES FÁCIL SER UNO MISMO

Aunque parezca mentira este es uno de los mayores obstáculos que experimentamos en nuestra vida, pues ser uno mismo pareciera ser una misión imposible. Recuerdo cómo durante mi vida he ido ocultando, reprimiendo o posponiendo lo que verdaderamente me impulsaba a ser yo de un modo auténtico y espontáneo.

A medida que vamos creciendo vamos transformando nuestra esencia en un teatro caricaturesco y tremendamente gris. A veces me pregunto dónde quedaron las risas, las payasadas, el desmelene… Es como si el pulso de la vida se fuera ahogando por pretender ser lo que no soy. Quizás me hice mayor demasiado pronto.

Mi Alma va reclamando a cada instante su renacimiento, pues simplemente debe mostrar lo que es sin más. Y esto conlleva simpleza, entrega, escucha interna, honestidad, respeto a raudales, y sobre todo amarse incondicionalmente por lo que soy, tal y como soy.

Llevo estos últimos diez años buscando la piedra filosofal, adentrándome en los misterios de la humanidad para despertar mi conciencia y así poder llegar a un destino llamado iluminación. Sin embargo, ahí estaba, en lo más llano y humano de Manuel. ¡Wow! si ya lo tengo puesto que soy, y hablo como Alma única e individual: mi forma de SER. Ese es el milagro, mi pincelada de ser. Sin añadir nada más.

La experiencia humana no es fácil, y darnos cuenta de que siendo uno mismo es lo máximo en realización, es todo un aprendizaje. Pero poco a poco vamos desvelando las marañas que nos distorsionan.

¡Las veces que me enfado con mis hijos porque no me dejan hacer lo que quiero, o porque son tan impulsivos que me rompen una y otra vez las estructuras mentales “correctas”!  Cuando simplemente me muestran el reflejo de mi inconsciente, la llamada de mi alma que se revuelve para que tome consciencia de lo real, porque de falso vamos sobraditos.

¿Quién soy? Es una pregunta me he ido haciendo durante mucho tiempo. Y he recibido muchas respuestas, en su gran mayoría fruto del ego espiritual. Yo soy el vacío, la nada, lo soy todo, lo absoluto, soy Dios… Y sí, es verdad que nuestra esencia es eso, puro Amor Universal, pero como Alma soy única, puesto que mi experiencia de vida es sólo mía como Manuel. Y mi Alma cuando es expresada sin más está unida al Espíritu, y es ahí cuando nos realizamos reconociendo que somos Dios. De lo contrario nuestra Alma queda en un segundo plano distorsionada por el ego, bloqueada y enmascarada por capas y más capas de pretensiones.

¿No es hermoso ser yo? Y hablo desde lo más profundo del corazón, porque ser yo es pura expresión de Amor. No hablo de mis “rarezas” o acciones que nacen del ego. Lo más parecido es lo que vivíamos cuando muy pequeñitos y nos movíamos por intuición, de una manera espontánea y juguetona.

¿Quién soy? Sólo puedo responder dejando que mi Alma se manifieste a través de Manuel. ¿Quién eres tú? Vuelve a tu corazón y escúchate. ¡Es maravilloso recordarlo!

Continuamos…
Manuel.

¡GRACIAS POR TU COLABORACIÓN!: https://www.paypal.me/SerLibre

Comentarios

Entradas populares de este blog

NADA MUERE, TODO SE TRANSFORMA

DEJA DE LUCHAR CONTRA TI, PORQUE TAMBIÉN ERES OSCURIDAD

DESCUBRE TU IMPULSO EVOLUTIVO