LECCIÓN 2. NUESTRO MUNDO SACA A LA LUZ LO QUE ESCONDEMOS EN EL INCONSCIENTE

Muchos de vosotros habréis leído o escuchado por algún medio, que el mundo externo es un reflejo del mundo interno, o que el mundo es una proyección del inconsciente. Veremos cómo esto es así desde el prisma del pensamiento y de las emociones.

Sí es cierto, que el mundo que nos rodea es una proyección del sistema de pensamiento del ser humano, normalmente inconsciente, pero también detonará, a través de nuestra interactuación, las experiencias, aquello que escondemos en nuestro interior y que no somos conscientes, casi siempre, de ello. A esto le llamamos sacar a luz el inconsciente.

Para simplificarlo mucho, diremos que el inconsciente del que hablamos en esta lección es lo mismo que el subconsciente o no-consciente, es decir, todo aquello de lo que hasta este momento no tienes conocimiento de su existencia.

El mundo de las formas opera magistralmente para ayudarnos a despertar consciencia, es decir, abrirnos al recuerdo o al reconocimiento de lo que somos como Conciencia pura que se experimenta así misma, como ejemplo, a través de nuestra humanidad y en este planeta.

EJEMPLO: enciendo el televisor para ver un informativo (¡No lo hagáis! :D) y me llegan todo tipo de noticias sobre guerras, corrupción, pobreza, injusticias… Si hago un uso responsable de mi vida, puedo utilizar este acto, y esta reacción emocional para permitirme sacar a la luz todo un abanico de emociones inconscientes, como ira, impotencia, desesperación… que en sí estaban atrapadas en mi cuerpo emocional. Y que “gracias” a este hecho puedo darme cuenta del dolor que ocultaba. Pero recuerda que no todo el mundo reacciona emocionalmente del mismo modo, pues habrá quien pase totalmente del tema y se vaya a la “cama” tan contento, o bien porque emocionalmente esté en su centro, y estas noticias estén ahí para expandir su compasión.

Daros cuenta de la importancia que tienen las experiencias del día a día para tomar consciencia de nuestra realidad interna y permitirnos vivir con mayor libertad.

El mundo tal y como lo conocemos es una fabricación del hombre, por simplificarlo de algún modo. Y además proyecta su lado de “consciencia”, porque no hay guerras que nazcan de un árbol o no hay pobreza para el mar. Absolutamente todo cuanto nos rodea es una construcción artificial del sistema de pensamiento del ser humano. Cuando es egoísta es puramente inconsciente, y aún siendo de este modo, también nos sirve como detonador para impulsar memorias emocionales escondidas.

Así que observa lo que remueve internamente tus experiencias más cotidianas. Desde que te levantas hasta que te acuestas y en sueños. Porque toda emanación emocional, reprimida, sirve de megáfono para el alma que grita: ¡Ayuda!

El tema del alma, trataré de explicarlo más adelante, pues es increíble cómo podemos sanar mucho dolor, cuando estamos muy atentos a las llamadas de atención que nos va dando, a través del detonante externo. También veremos en próximas lecciones cómo se forman esas emociones atrapadas como memorias o bloqueos energéticos.

APUNTE CONSCIENTE: el mundo que te rodea actúa en parte como un laboratorio para que tomes consciencia del dolor que escondes en tu interior. El mundo detona el sufrimiento que el alma oculta, a través del sistema de pensamiento inconsciente del ser humano, a nivel individual y colectivo. Es muy importante que utilices tu propia vida como un medio para analizar la ignorancia que reprime el alma, pues, de este modo, podrás expandir tu paz interna.

SI TE GUSTÓ, COMPARTE EL ARTÍCULO CON TUS AMIGOS Y/O COLABORA CON UNA DONACIÓN PARA CONTINUAR OFRECIENDO ESTE SERVICIO. ¡MUCHAS GRACIAS!

Entradas populares de este blog

MÉTODO FEHU

LECCIÓN 1. ¿QUÉ SABEMOS SOBRE EL LIBRE ALBEDRÍO?